ADOPTAR es un acto de responsabilidad y compromiso por lo que es importante que estes capacitado para hacerlo. Un perro puede vivir entre 14 y 18 años y durante todo ese tiempo dependerá de vos.

Algunas cuestiones para tener en cuenta son el espacio disponible de tu casa, el tiempo que tengas para brindarle compañía, actividad física y cuidado. También los costos asociados a su alimentación, atención veterinaria y estadía durante tus vacaciones.

Para asegurarte una convivencia feliz tu elección debe estar orientada al estilo de vida que llevas y el tiempo real que le podes dedicar.

Las adopciones son con contrato en el cual se le pide al adoptante que el perro esté suelto pero en un predio cerrado, siempre con chapita identificatoria por las dudas se escape o pierda, desparasitación y vacunación anual, castración a los 6 meses (en caso se adopte un cachorro) y enviarnos fotos para ver su adaptación…lo lógico y normal.

Aquí te damos algunos consejos pero recordá que lo más importante es adoptar con conciencia, responsabilidad y amor:

Un cachorro: (45 días-12 meses) es precioso pero, requiere de mucho tiempo y esfuerzo. Come 4 veces al día, puede llorar por las noches y en las ausencias de los dueños. Mastica objetos, hace pis y caca en cualquier lado, requiere educación y paciencia, es un bebe durante un año. No hay garantías con respecto al tamaño definitivo, sí aproximaciones. En caso de haber niños chicos en el hogar, hay que marcar la diferencia entre mascota y juguete. Sin embargo es muy satisfactorio ir viendo el crecimiento y desarrollo de un cachorrito hasta convertirse en adulto.

Un joven: (1 año-5 años) es juguetón pero más adulto. Son más hábiles para centrarse en la educación. No tienen tanto riesgo de contraer alguna enfermedad. Están castrados. Ya se puede sacarlo a pasear y bañarlo. Come dos veces al día. Ya tiene el tamaño definitivo y no cambiará de aspecto.

Un adulto: (5 años-9 años) no genera problemas por quedarse algunas horas solo. Es probable que duerma toda lo noche. Se habitúa fácilmente a su nueva familia. Aceptan su sitio dentro de la jerarquía del hogar, se adaptan a órdenes básicas, si es que no las tienen adquiridas de antes. Se muestran gratificantes y toman mucho cariño a su nueva familia y casa.

Un abuelo: (10 años-día de su muerte) nos dejan muchísimo tiempo para nosotros. No requieren tanto trabajo. Son muy tranquilos y sedentarios. Aunque el tiempo de compañía es seguramente menor, sería hermoso que tengan la posibilidad de conocer el amor de un hogar en la última etapa de su vida. Podemos darle durante los años que le quedan una vida digna y agradable. Estarán súper agradecidos, esperaron su hogar mucho tiempo.

Hay 195 perros en el Refugio de Ana y Daniel en adopción responsable esperando el amor de una familia que los quiera para siempre. Lo ideal es que los visites y elijas a quien adoptar personalmente, pero aquí te mostramos a algunos de ellos: hay cachorros, jóvenes, adultos y viejitos esperándote…Vení a conocerlos y elegí adoptar y salvar una vida!!