Otra historia triste la de Antonio…Fue rescatado de la calle, cerca de la laguna de San Vicente, hace un año y medio aproximadamente en un estado cadavérico y con una avanzada demodexia que ya había generado ulceraciones en su cuerpito maltratado, prácticamente se estaba entregando a la muerte. Este Ovejero Alemán puro fue cuidado, alimentado y medicado con mucho amor y paciencia por parte de Ana y Daniel. Recibió balinazos del vecino que vive frente al Refugio dado que le daba asco que un perrito tan enfermo estuviese cerca de su propiedad lo que generó que la piel de Antonio empeorará y que todo lo logrado, con tanto esfuerzo hasta el momento con su tratamiento, se desvaneciera y empeorara. Un miembro de Patitas lo transitó y fue adoptado dos veces pero generaba demasiado trabajo darle una pastilla por día…Finalmente llegó una familia que lo adoptó para siempre, por lo que esta historia tiene un final feliz!!

Seguinos: