Esta es la historia de 3 hermanitos: Droopy, Lobo, Chancho, traídos a este mundo para ser abandonados en una cajita, expuestos al frio, la lluvia y a la muerte… Fue una tarde a las 14:00-PM, era un dia gris, friolento y lluvioso…cuando un voluntario de Patitas de San Vicente caminaba por esa calle interminablemente larga donde casualmente estaban estos tres angelitos. A mitad de camino se encuentra con una caja con mantas las cuales se movian y se escuchaban ruidos, él se acerca ya que le llama la atención, quita las mantas , y… valla sorpresa!! Encuentra tres machitos que estaban sarnosos, llenos de parasitos, y desnutridos, a tal punto que parecían ratitas. Aún así, él se enamoro completamente de esos tres bebes! Urgentemente los llevo al veterinario, 2 estaban estables pero uno estaba grave, DROOPY, era prematuro y no tenia muchas chances de sobrevivir…tenia el tamaño de la palma de una mano mientras que sus hermanos eran más grandes. Fue el que más controles requeriría, no creíamos que iba a resistir…Pero un día, con el pecho bien firme y su osico bien alto, salió adelante comiendo, creciendo y jugando con sus hermanitos. Empezaron el tratamiento contra la sarna y muy de a poquito fueron recuperando su hermoso, brillante y esplendido pelaje negro, sus parasitos desaparecían a medida que pasaba el tiempo y su amor por su amo crecia más y más, pero en realidad creemos que la palabra dueño, amo u otros terminos no corresponden, preferimos
la palabra PAPÁ. Su amor por su papá crecía jugando, saltando y demostrando todo su amor como todo perro a su papá/mamá.
Sin dudas, ellos estuvieron al borde de la muerte… pero gracias a un alma noble, ahora están enormes, sanos y viven felices en un hogar donde el amor les sobra!
Ojalá este relato los incentive para realizar sus propios rescates y ser protagonistas de este tipo de hermosas historias donde la vida le gana a la muerte y al abandono!!
Patitas de San Vicente

 

Seguinos: